20210920_162641

Desolador panorama por brote de Covid-19 en Chinandega

kathia Reyes

Al menos siete mujeres acampan con sillas plásticas en los alrededores del Hospital España en el municipio de Chinandega. Son parte de la familia Solórzano, quienes se quedaron cerca portón principal, en espera de información de Modesto Leonardo de 45 años, quien ingresó grave a ese centro asistencial, con síntomas de Covid-19.

“Él trabaja haciendo viajes en un camión y regresó hace cinco días de Costa Rica. Traía mucha fiebre y hoy no se la pudimos bajar con nada. Lo llevamos a una clínica pero nos cerraron las puertas”, cuenta desalentada una de sus hermanas.

Familiares esperando noticias de sus seres queridos en las afueras del Hospital España. Foto Kathia Reyes.

La espera resultó angustiosa para esta y otras familias que se  quedan cerca del hospital a pesar del riesgo de contagio. Otros caminan hasta el impenetrable portón hospitalario para entregar pampers, toallas húmedas o alcohol líquido, artículos que necesitarán sus pacientes.

“A mi solo me pidieron un número de teléfono y nada más. Aquí estoy solo esperando a que me llamen”, declara triste la esposa de Modesto. La otra parte de la familia espera noticias en el Reparto La Florida, donde habitan.

Se desconoce cuántas personas batallan contra la pandemia dentro del Hospital España o en sus casas. Según el Observatorio Ciudadano del Covid 19, desde que inició la pandemia han registrado a 710 personas contagiadas y 210 muertes debido a la pandemia en Chinandega. Hay quienes creen que el dato se queda corto y advierten de un subregistro sostenido en diagnósticos falsos emitidos por el Ministerio de Salud o en el silencio de las familias. Solo la primera ola de la pandemia dejó decesos en los 13 municipios departamento.

También te puede interesar: NUEVO RÉCORD DE CONTAGIOS POR COVID-19 EN NICARAGUA, SEGÚN CIFRAS DEL MINSA

Un himno cristiano suena a todo volumen en una funeraria ubicada frente al hospital . Las horas transcurren entre el ruido de taxis, amenaza de lluvia y  las ambulancias, que entran procedentes de los municipios de Somotillo, Santo Tomás,  El Realejo entre otros.  

Las pulperías en los alrededores no atraviesan su mejor racha. Quienes administran cafetines y similares aseguran que venden poco y reportan pérdidas en las ventas de hasta un 50%. Las personas prefieren comprar en lugares que estén lejos del centro asistencial.

Buenas y malas noticias

Natalia Salinas, se sujeta del portón del Hospital y se esfuerza para divisar a su hermano Néstor, quien sería dado de alta “Llamaron a las siete de la noche que estaba mejor y que lo viniéramos a traer. Ya son las ocho, no tarda en salir seguro” comparte animada.

Familiares esperan a paciente que sería dado de alta en las afueras del Hospital España. Foto Kathia Reyes

No todos reciben buenas noticias. A las 10 de la noche la familia Solórzano recibe por teléfono la funesta llamada. Modesto Leonardo, el camionero chinandegano que llegó de Costa Rica, ha muerto.

La desolación se siente con más fuerza por la noche. Además del conductor, dos mujeres más murieron en la sala Covid esa misma noche. Las familias originarias de Villanueva y El Viejo, esperaban a la salida de los cuerpos.

La noche termina pero la pandemia seguirá sumando víctimas en medio del peor brote que enfrenta la ciudad. En los alrededores del Hospital España el ambiente es desolador. Otras familias llegarán y se sumarán a la angustiosa espera. Una mujer lamenta las muertes “Ojalá la gente entiendiera. Tenemos que ciudarnos” dice.

Deja un comentario