Maykell Marenco, estudió Ingeniería en Economía y Negocios | Oscar Navarrete / LA PRENSA.
Maykell Marenco, estudió Ingeniería en Economía y Negocios | Oscar Navarrete / LA PRENSA.

Maykell Marenco: “La estabilidad económica no se recupera de un día para otro”

Como un “intelectual comprometido con su tiempo” así se define Maykell Marenco, un joven economista originario de Matagalpa que se ha abierto campo en el difícil mundo laboral nicaragüense y que se ha destacado como consultor y docente de las ciencias económicas.

Marenco asegura tiene “hambre de conocimientos y curiosidad intelectual en el ámbito económico” y ya se prepara para enrumbarse a una maestría en economía, pese a las dificultades que asegura continúa enfrentando para poder cumplir esa meta.

Creo que lo más difícil es salir al mundo laborar y darte cuenta que hay muchas puertas cerradas, demasiadas puertas cerradas”, dice el joven economista, quien advierte que pese a ser una fuente para medios de comunicación, continúa batallando para llegar a cumplir sus metas profesionales.

En esta entrevista a Radio Darío, Maykel Marenco nos comparte su experiencia durante sus años de estudiante y ahora profesional en la economía. También nos brinda algunos datos y estadísticas de los temas más sentidos en relación al comportamiento económico en Nicaragua.

¿Qué ha sido lo más difícil de tu carrera?

Fue salir al mundo laboral, porque las puertas están cerradas, que las pocas oportunidades que hay no remuneran bien no alcanzan para subsistir y tenes que buscar que hacer, tratar de explotar lo poco que podas hacer. Realmente lo más difícil es incorporarte hacer cosas que te apasionan y poder vivir de ello como sucede en otros países. Yo tengo amigos brillantísimos que no están haciendo lo que realmente les apasiona, hay mucho talento en este país que se pierde por eso.

¿Cuáles considera han sido las oportunidades?

Yo soy creyente y desde mi perspectiva siempre he sentido la gracia de Dios en mi vida, no es que no tenga dificultades todavía o no esté pasando vicisitudes, no estoy donde quiero estar todavía, pero toca hacer cosas para subsistir, por ahora estudio ingles y mi proyecto a corto plazo es estudiar mi maestría.

Estudiabas ingeniería industrial ¿Cómo llegaste a la carrera de economía?

Estudiando en Matagalpa, hace como siete años más o menos, viendo noticas en un canal de televisión  a un analista que hablaba sobre la ley 840 del canal interoceánico, quede asombrado de su ponencia, de como se expresaba, me llamó mucho la atención así que decidí escribirle por Facebook, el me respondió e intercambiamos ideas, le conté quien era yo y el me respondió humildemente se llama Oscar Carrión y así me dijo, siento de parte de Dios que debo ayudarte pásame tu curriculum para ver si sale algo, te imaginas alguien desconocido que cree en vos y quiere ayudarte.

Después de eso me invito a una conferencia en Managua, me dijo hay una conferencia cuesta 10 dólares, yo te puedo aportar cinco, conseguí los otros cinco. Créeme que en ese momento era muy difícil para mi conseguir cinco dólares, no porque estuvieran pegados en el cielo sino porque involucraba no destinarlo para otras cosas, mis orígenes son super humildes, pero mi mamá me apoyo y luego un amigo me brindo un lugar donde quedarnos en Managua.

Después de eso, vi en redes sociales una convocatoria del Banco Central para estudiar economía, veo la oferta académica, el pensul, la beca era con todo los gastos,  llegue a buscar información y me decían que no recibían propuestas de quien no cumpliera todos los requisitos, pero seguí insistiendo y preguntando, hasta que un día de llamaron para decirme que tenia la oportunidad de hacer el examen y bueno así fue, me salí de la carrera de industrial que llevaba los domingos y logré terminar mi carrera en economía.

TE PUEDE INTERESAR:

Recibir la beca estudiar en Managua implicaba trasladarte a la capital ¿cómo fue esa experiencia?

La persona a la que yo le debo todo es a mi madre, ella siempre me ha apoyado en todo, aunque eso significara como decimos en el norte quitarse el pan de la boca. Entonces incluso después de terminar la carrera, yo le dije mamá tengo que trasladarme a Managua, ahí es donde puedo encontrar las oportunidades y ella me apoyo para rentar un pequeño cuartito y bueno yo hacia de todo, pequeñas conferencias con mis compañeros, hacia webinar en redes sociales, para darme a conocer, tratando que me conociera la gente y supiera de mí.

¿Como te ves en este momento en Nicaragua, en una crisis política, económica, pandemia y donde muchos jóvenes salen del país?

No soy ajeno al sentimiento y deseo de buscar oportunidades en otros horizontes, mi situación es como la de cualquier otro nicaragüense, comprendo perfectamente el deseo de muchos jóvenes de irse de Nicaragua, es triste porque sabemos que una estabilidad económica no se recupera de un día para otro, cuando tenes tan deteriorada una economía no la recuperas de un año a otro menos en cinco años, esta hablando de que generas un rezago económico de hasta 15 o 20 años. Incluso aunque tengamos un cambio de administración, inclusive así las condiciones que el país prestaría no serian las adecuadas para generar empleos de calidad, buen remunerado. Sin embargo, si quiero aportar a este país y bueno desde que soy estudiante creo lo he hecho, quisiera estudiar mi maestría y retornar para seguir aportando.

¿Como podemos explicar a la ciudadanía lo que ocurre con la economía de Nicaragua en este momento?

Debemos partir que cuando hablamos de la economía de institucional, hablamos de las reglas del juego, es decir, no hablamos de las instituciones como el Banco Central, ministerio de hacienda, esas no son las instituciones, son organizaciones. Las instituciones son el conjunto de leyes, reglas, tratados que son adoptadas en un país, orden de derecho, institucionalidad. En Nicaragua como en cualquier país del mundo, lo que importan es que las reglas existan, el orden institucional, jurídico y democrático, lo más importante es que estas leyes se respeten.

¿Qué representa esta realidad para nuestra economía?

Nosotros en el año 2020 tuvimos el flujo más bajo de inversión extranjera directa en los últimos 7 años, 182 millones de dólares, estamos percibiendo más en remesas que en inversión extranjera directa.  Esos 182 millones para cualquier otro país es lo que invierte una empresa en un trimestre, así de abrumadora es la cifra, nosotros lo estamos recibiendo en un año para un país, es muy preocupante.

LEE TAMBIÉN:

¿Cómo podría recuperarse la economía del país, hay una salida a la crisis?

El reto que tiene la administración, cualquiera que sea, para poder recuperar la economía es recuperar la confianza, si no hay confianza no hay nada, recuperar la confianza de los agentes económicos, consumidores, sector productivo nacional, empresarios, inversionistas directos, fuentes de cooperación internacional. Si hay confianza y credibilidad, todo el andamiaje empieza a operar, la inversión extranjera retorna, los agentes económicos tienen incentivos para permanecer en el país, el productor solicita un préstamo, surgen iniciativas empresariales, la población se queda trabajando en el país, es decir, todo se resume en la confianza, esa es la clave, no hay otra medida.

El gobierno recientemente anuncio un reajuste salarial para trabajadores del estado, ¿cómo se valoran este tipo de medidas, son eficaces?

Son alrededor de 176 mil trabajadores más o menos los que trabajan en el estado, entonces este aumento del cinco porciento es un aumento nominal, esto en realidad no creo que valla a mejorar las condiciones de los ciudadanos, lo que mejora las condiciones es que haya más participantes en el mercado y toda la economía se vea beneficiada.

Pese a los momentos difíciles que se viven en el país, ¿qué podemos decirle a la población nicaragüense?

Tratar de tener una economía dinámica, que sea capaz de generar empleos constantemente empleos de calidad no se logra de un año para otro, es un proceso que toma 10 a 20 años para poder lograrse y si no se avanza en esa dirección estamos hablando de que seguimos posponiendo esos 10 o 20 años. Pero pese a toda circunstancia no hay que claudicar, hay que seguir adelante, es muy difícil decirlo, porque hay casos de casos, hay personas que no tienen para comer, hacen muchos esfuerzos para subsistir, siempre hay historias muy fuertes, pero detrás de esas historias fuertes hay también muchas historias inspiradoras, que nos animan a seguir adelante.

Deja un comentario