IMG-20211229-WA0051

Juan Toruño Jirón, “un hombre humilde, sencillo y enamorado de la radio”. En palabras de Henry Hernández Sáenz

Francisco Torrez

En la fotografía aparecen don Juan José Turuño Calderón en segundo plano, y don Juan Jose Toruño Jirón con el teléfono. Juntos padre e hijo, y con esa sonrisa así los encontré en su oficina allá en 1998 aquella mañana que me recibieron para darme la oportunidad de aprender lo que era hacer radio, primero en RADIO DARIO y luego en la ya desaparecida Metro Stereo 99.3 FM. 

Ellos no miraron en mí lo mal vestido, despeinado y lleno de polvo de los caminos de Lechecuagos cuando llegué a su oficina. Por el contrario, expresaron su admiración que yo, siendo del campo, quería aprender en sus radios. Conversaron conmigo como si ya me conocían, me hicieron sentir en casa y no dudaron en confiar en mi. Inmediatamente aceptaron darme la oportunidad. Esa lección de vida y esas escenas jamás las olvidaré. 

Don Juan Toruño padre fue el de la gran idea en fundar Radio Darío a mediados del siglo pasado y que actualmente la heredó su hijo don Anibal Toruño de quien ya sabemos su historia en la lucha por la democratización de nuestro país. 

Puedes leer: FALLECIÓ DON JUAN TORUÑO JIRÓN, RECONOCIDO HOMBRE DE LA RADIODIFUSIÓN NICARAGÜENSE

Don Juan Toruño Jirón era, al igual que su papá, un hombre humilde, sencillo, enamorado de la radio. Yo defino a la familia Toruño en occidente artífices de la historia de la radio en León y Chinandega y por supuesto de Nicaragua. 

Mis respeto para ellos que a pesar de tantas dificultades y de ser victimas de las dictaduras de Somoza y la Sandinista, nunca agacharon la cabeza. Son ejemplo de decencia, valores, dignidad y trabajo arduo. 

Hoy don Juan Toruño Jirón se nos fue al cielo, pero detrás deja un legado  inspirador de principios y valores, así como de servicio a la sociedad leonesa y chinandegana; de educación, información y entretenimiento a través de sus emisoras. Sin duda, ejemplo de profesionalismo y de lucha por la libertad de expresión en occidente y el país. A través de su emprendimiento que data de más de medio siglo, también dieron empleo a decenas de personas, dieron oportunidad a muchos jóvenes a ser parte de la radio por lo que en lo personal, considero que también fue una gran escuela. 

Don Juan Toruño padre falleció hace casi una década y hoy se reencuentra con su hijo con quienes siempre estaban juntos haciendo lo que más les gustaba: radio. 

Mis oraciones por su alma y por la familia para que tengan fortaleza de aceptar los designios de Dios y curen sus heridas por esta gran pérdida. Mi abrazo a ellos.

Publicado en ,

Deja un comentario