IMG-20170607-WA0026

Lo  degollan mientras dormía

Audberto Solis

Un hombre de sesenta años fue degollado en el patio de una vivienda del reparto Daniel Ortega, municipio de Chinandega. La tragedia ocurrió a eso de las tres y media de la tarde cuando Femín Escoto Medina tras ingerir licor se quedó  durmiendo en la hamaca de una casa vecina cuando de pronto llegó “El Pelón” así es conocido Andrés Maradiaga de 48 años, quien armado de machete hirió en el cuello a Escoto quien murió en el lugar.

Todo ocurrió en la humilde vivienda de doña Modesta Ortiz, quien narró a las autoridades que el agresor llegó primero con un trabuco o arma hechiza, buscando al esposo de modesta  “ el pelón  me dijo que mi marido enamoraba a su mujer, que por eso su mujer lo dejó , el andaba buscando a mi marido y después dijo que iba a limpiar su honor  y se las desquitó con el vecino  que estaba dormido en este patio, como no le  funcionó el trabuco buscó un machete y lo degolló frente a mí,  dijo que así le iba a pasar a mi marido” declaró  la mujer a las autoridades.

Juan Escoto Medina, hermano  de la víctima, fue avisado por los vecinos, llegó hasta el lugar para reconocer el cuerpo de su hermano quien acostumbraba a ingerir licor en esa vivienda, después de la revisión forense le permitieron llevarse el cuerpo para que lo velara en los módulos de Filadelfia, sector de la escuela normal.

Se conoció que Maradiaga huyó en dirección a la carretera, se dirigió a la Colonia  Gracsa donde habitaba su ex pareja Celestina Montoya,  a quien con el machete aún ensangrentado obligó a salir de la vivienda  llevándosela con rumbo desconocido. Familiares buscaban desesperados  el apoyo de la policía pues temen por la vida de la mujer. Una patrulla policial era dispuesta para la pronta ubicación de la mujer y ponerla a salvo.

Fermín Escoto,  trabajaba en labores agrícolas ya fuera en cortes de café o maní, mientras  del prófugo se conoció que no solo abusaba del licor sino también de otras drogas, el hecho ocurrió del centro recreativo La  Terraza 200 metros hacia arriba.

Kathia Reyes.

Publicado en

Deja un comentario