Silvio Báez, foto/ créditos al autor.
Silvio Báez, foto/ créditos al autor.

Monseñor Báez:» Más allá de las amenazas de quienes odian a la Iglesia, hay una mano fuerte que la guía y la protege»

wm-dario wm-dario

El Obispo Auxiliar de Managua, Monseñor Silvio José Báez, envió un mensaje en la misa de ayer domingo 8 de mayo a quienes atacan a la iglesia católica, y a la vez brindó palabras de aliento a los clérigos.

“La mano de Jesús sostiene a la Iglesia para que siga siendo una comunidad que trabaje por la paz y lleve esperanza al mundo, una comunidad profética al lado de los últimos, los pobres y las víctimas. La mano de Jesús es la mano vigorosa de un pastor que sostiene un bastón de camino y de lucha, con el que guía y defiende a su Iglesia. No tengamos miedo. Estamos en buenas manos”, dijo Monseñor.

Monseñor Báez también increpó en que “en la sociedad hay voces que intimidan y oprimen, voces que se alzan altaneras para imponerse y aplastar libertades. No permitamos que esas voces nos condicionen y nos llenen de temor. Son voces que provienen de corazones oscurecidos y de conciencias atormentadas. No escuchemos esas voces, no nos acostumbremos a esas voces”, mencionó el Obispo Auxiliar.

El Obispo habló además sobre la figura del buen pastor que es Jesús y recordó la relación espiritual con los creyentes que escuchan su voz . Cada oveja es “irrepetible, para él no somos una masa anónima. La masificación de las personas es contraria al amor y la despersonalización solo propicia el dominio despótico”, dijo.

“No nos dejemos extraviar. En la sociedad hay voces que intimidan y oprimen, voces que se alzan altaneras para imponerse y aplastar libertades. No permitamos que esas voces nos condicionen y nos llenen de temor. Son voces que provienen de corazones oscurecidos y de conciencias atormentadas. No escuchemos esas voces, no nos acostumbremos a esas voces”, afirmó.

El clérigo también agregó que «más allá de las amenazas de quienes odian a la Iglesia, hay una mano fuerte que la guía y la protege. La mano de Jesús, que sostiene a la Iglesia, es más fuerte que las calumnias y la persecución que se desatan contra ella. La Iglesia puede parecer débil, pero no lo es. No tengamos miedo. Estamos en buenas manos”.

Publicado en ,

Deja un comentario