31913738_1868746206547856_4518821828986142720_n

“Comandante Cero”: De la guerrilla a la obediencia partidaria

La muerte de Edén Pastora por supuesto coronavirus se informó dos veces en redes sociales. Uno de sus hijos confirmó la muerte del exguerrillero este fin de semana a un medio costarricense pero el resto de familiares oficializó el deceso hasta la mañana de martes.

La muerte del “Comandante Cero” se suma a una lista de nombres de militantes, funcionarios y operadores políticos del régimen de Daniel Ortega, que perece en tiempos de la pandemia del Covid -19.

Edén Pastora, salió del anonimato en los años 70 cuando participó en la toma del Palacio Nacional de Managua el 22 de agosto de 1978, logrando la liberación de los presos políticos de esa época.

La luna de miel entre las filas del Frente Sandinista le duró poco a Pastora. En 1981 ya había renunciado a cargos estatales asignados por la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, pero decidió exiliarse por desacuerdos con la alta dirigencia del partido, sus antiguos compañeros de armas:

Te puede interesar: MUERE EL DR. ADÁN ALONSO, TRAS BATALLAR CONTRA EL COVID-19

“Nosotros (los exiliados) fuimos los únicos que no robamos, que quedamos pobres como siempre hemos sido. No hemos tenido ningún bien económico por la lucha, por la sobrevivencia” declaró en Costa Rica, dejando ver su rechazo a quienes dirigían el país, sus ex compañeros.

Al volver a Nicaragua, Edén Pastora quiso ser candidato a presidente en las elecciones de 1990 por el Partido Social Cristiano pero esa agrupación lo desestimó y fundó su propio partido político Acción Democrática para enrumbarse a los comicios de 1996 pero el Consejo Supremo Electoral inhibió su candidatura presidencial por haber renunciado en alguna oportunidad a la ciudadanía nicaragüense.

En ese entonces, protestó junto a otro reducido grupo de personas enarbolando la bandera de Nicaragua frente a las instituciones de gobierno sin vivir represión alguna. Demandaba en ese entonces el cumplimiento del estado de derecho.

Enemigo declarado de la iglesia  

En el 2004 también quiso ser alcalde de Managua, pero una vez más otros tenían la ventaja. Daniel Ortega, regresó al poder y Pastora se plegó a ellos para luego ser nombrado responsable del dragado del Río San Juan, allí cometió tales arbitrariedades que provocó un conflicto territorial entre Costa Rica y Nicaragua y fue acusado por las autoridades ticas de usurpación de bienes del dominio público e infracciones a la ley forestal.

En el 2018, en defensa del régimen, arremetió contra los obispos, a quienes advirtió que a las sotanas les entraban las balas, en una clara amenaza condenada por la iglesia. También les llamó hipócritas y satánicos.

En una entrevista reciente Pastora, especuló sobre las diferentes enfermedades que pueden causar la muerte del presidente Daniel Ortega y la urgencia del FSLN de pensar en cómo sería elegido el nuevo líder. Ningún otro personaje leal al régimen se habría referido a ese tema públicamente

Pero La vida no le alcanzó a Edén para ver muerto a Ortega. El “Comandante Cero” murió en el Hospital Militar a sus 83 años. Muy atrás habían quedado las luchas de un rebelde por los presos políticos, y los términos “estado de derecho” o “dictadura” los acomodó a sus intereses. La memoria del guerrillero rebelde quedó soterrada por la obediencia partidaria.

Publicado en

Deja un comentario