burbujas

Vendedores ambulantes, historias de sobrevivencia

kathia Reyes

Marvin López es vendedor ambulante y salió de su casa temprano en la mañana. Va optimista hacia el centro de León donde celebran a la Virgen de La Merced y será un buen día para trabajar.

¡Lleve sus burbujas…para su niño y su niña! anuncia Marvin, entre la multitud de personas que acompaña a pie una caravana que debía ser vehicular para evitar aglomeraciones pero que se convirtió en procesión en honor a la patrona de León.

“La venta no ha sido tan mala, parece que la gente ahorró para venir” dice el vendedor. Él, es solo uno de los cientos de nicaragüenses que diariamente se las ingenia para subsistir en un país inmerso en una crisis política desde el 2018 y que ahora enfrenta los embates económicos provocados por la pandemia del Covid-19.

Me las arreglo para sobre llevar esta pandemia, si antes compraba tres cosas, ahora solo compro dos…ahorita el desempleo está abundando, pero los nicaragüenses sabemos que vivimos de una u otra cosa” comentó Marvin.

Celebración de La Merced: Primera aglomeración del año

Promesantes esperando la salida de la Merced

El alto nivel de desempleo, la suspensión de actividades religiosas y la cancelación de eventos públicos han mantenido este año las calles desoladas, un panorama difícil que a diario enfrentan los vendedores ambulantes.

La procesión en honor a la Virgen de Mercedes, es por mucho, el acto público que ha concentrado la mayor cantidad de personas en León desde el mes de marzo, cuando empezó contagio de Covid en el país.

Te puede interesar: LEÓN CLAMA POR SALUD A LA VIRGEN DE MERCED

Y los vendedores informales aprovecharon la oportunidad, entre ellos Darling Blanco, quien preparó tajadas de plátano para la venta: “pensamos que no iba a ver nada, pero gracias a Dios he vendido al suave” dijo.

Darling, tiene 21 años y no logró terminar sus estudios de secundaria, vender en las calles ha sido su única alternativa laboral “uh! las ventas han estado bajas con todo esto de la enfermedad, uno anda con su prevención, mascarilla y alcohol, para que el cliente no se nos corra”, comentó la joven.

Más vendedores, que compradores

Oscar Pulido, «Hot Dog El Chele»

En la procesión también encontramos a Oscar Pulido, Él empezó su negocio “Hot Dog El Chele” hace 32 años. Inició halando un carretón, luego un triciclo y ahora vende a bordo de su moto. La venta de comidas rápidas ha proliferado en la ciudad y las ganancias cada vez son menores.

Tras recorrer más de sesenta cuadras solo había vendido 20 hot dog, recuerda que en años anteriores las festividades de La Merced dejaban buenas ventas “en otros años era buenísimos pero ahora está rogado, parece que no hay trabajo, hay muchos despidos, la gente busca como poner negocios y hay más mas negocios que compradores, solo trabajamos para los frijoles” afirmó, Pulido.

¿Economía creativa o de «subsistencia»?

En Nicaragua existen al menos 1 millón 300 mil personas ligadas al trabajo informal. Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social ( Funides) 6 de cada 10 personas se encuentran en el subempleo y el sector informal representa alrededor del 70 por ciento de la economía nacional. Los vendedores en la calle figuran entre los más afectados en los dos últimos años.

En las afueras de las casas no solo encontramos altares en honor a la Virgen, también hay mesas pequeñas o grandes, que ofrecen comida, frituras o ropa usada. Lo que el régimen sandinista llama «economía creativa» para la población es la única forma de generar un ingreso para comprar lo más básico «comida».

«Trabajé hasta hace poco en una zona franca pero ya no me contrataron, ahora vendo tacos y enchiladas y con eso me ayudo» narra Esther García, quien vende en la acera de su casa en el barrio San Felipe.

La procesión finalizó en el templo de la Merced. Los fieles católicos regresan a casa poco antes de la media noche y los vendedores ambulantes también, cada uno tiene su propia historia que contar en un país donde se debe hacer «malabares» para subsistir.

Publicado en ,

Deja un comentario