Asesinato de joven de 19 años en León continúa sin resolver

Madre del joven asesinado se encuentra desesperada y pide mayor diligencia policial para dar con el culpable del crimen.

Brenda López, madre de Wilmer Cisneros | Foto: Créditos a su autor
Brenda López, madre de Wilmer Cisneros | Foto: Créditos a su autor
2 agosto, 2022

1:21pm

Redaccion Central

La familia de Wilmer Ariel Cisnero López, presionó este fin de semana a las autoridades policiales del departamento de León, para que continúen las pesquisas que permitan identificar al autor de la muerte del joven de tan solo 19 años.

Su cuerpo fue encontrado el lunes 25 de julio, por la noche, en avanzado estado de descomposición en un predio montoso en el kilómetro 96 sobre la carretera a Poneloya en el departamento de León.

Wilmer era el menor de tres hermanos, era delgado, piel blanca y muy simpático. Como muchos jóvenes, era rebelde con su familia y muy independiente.

Cortesía: Voces en Libertad

Estudió solo la primaria y en ocasiones trabajaba en labores de ebanistería en su casa, frente al bulevar Paseo Real, en el barrio Ermita de Dolores, en la Ciudad Universitaria. 

Horas antes de su asesinato, Wilmer quiso congraciarse con su madre y le mostró el pecho donde se había tatuado su nombre: “Brenda”.

«Lo regañé y le dije: ‘no me enorgullece que te hayas tatuado quiero que cambiés’, dio la vuelta y no lo volví a ver más. Sólo se tatuó mi nombre para llevárselo con él”, recordó entre lágrimas.

Brenda sostiene el cuadro fotográfico de su hijo Wilmer. Foto | Voces en Libertad

En una entrevista, Brenda subrayó que su hijo asesinado «tenía una novia y que estaba enamorado» y que se mostraba muy emocionado por la relación y también con la idea de cambiar su vida.

Recomendación del editor

PASO DE TRES ONDAS TROPICALES OCASIONARÁ LLUVIAS EN TODO EL PAÍS

El día del hallazgo, un equipo de investigadores de la Policía Nacional acordonó el lugar del crimen conocido como “El hoyón”, un área deshabitada y cubierta de maleza.

El reporte de medicina legal indica que había fallecido el sábado 23 de julio, tras recibir cuatro heridas profundas con arma blanca y tenía al menos 30 horas de fallecido, pero su muerte continúa siendo un misterio.

Algunos testigos comentaron a los familiares, que una persona de la comunidad LGBTIQ+, a quien identificaron como “Boss”, fue visto por última vez con el joven y sospechan que podría estar involucrado en este hecho violento, por lo que la madre exige a la Policía se agoten todas las pistas hasta establecer quién y porqué asesinó a su hijo.

Se conoció que Wilmer visitaba con frecuencia el sector de San Carlos, un barrio ubicado a un kilómetro de su casa donde departía con sus amigos, entre ellos Boss, con quien fue visto la noche del crimen.

Deja un comentario